Monday, June 19, 2006

Klebsiella Pneunoniae una bacteria intrahospitalaria




Introducción a la enfermedad intrahospitalaria producida por esta bacteria

  • Las infecciones nosocomiales se definen como aquéllas que el paciente adquiere durante un encame hospitalario, de 48 a 72 horas después del ingreso o del egreso. Estas infecciones representan un problema grave en la mayoría de los hospitales, por su trascendencia no sólo en la salud de los pacientes, sino también en las medidas de control, costos y calidad de la atención en los hospitales, donde en la mayoría de los casos y a pesar de las medidas que se toman, la incidencia no disminuye.
    La neumonía hospitalaria casi siempre es causada por bacterias y algunos hongos, principalmente de los géneros Candida y Aspergillus, microrganismos que viven en el ambiente hospitalario y presentan características peculiares que los hacen capaces de causar la enfermedad.
    Entre esas características se encuentran: resistencia a antimicrobianos, múltiples factores de virulencia, evasión del sistema inmune, facilidad para alcanzar el sitio a infectar (sondas, tubos, catéteres, etc.) y el tamaño del inóculo,los microorganismos pueden llegar al pulmón por vía inhalada, diseminación hematógena o aspiración; esta última es la vía descrita como más frecuente. También se han descrito mecanismos como la traslocación bacteriana a través del tracto gastrointestinal, la contaminación ascendente hasta la orofaringe, la inhalación masiva por equipos contaminados o la diseminación hematógena de infecciones a distancia. En general, el origen de las bacterias puede ser endógeno o exógeno, aunque en la mayoría de los casos no se llega a determinar la vía exacta de entrada.

  • Una de ellas es la KLEBSIELLA PNEUMONIAE, que es una bacteria aerobia, Gram Negativa y Quimioorganotrofa. . Klebsiella pneumoniae, y en especial la subes-pecie pneumoniae, son bacilo Gram negativo que se aísla frecuentemente de cuadros infecciosos del tracto respiratorio y vías urinarias, infecciones intraabdominales y bacteremias, principalmente en pacientes hospitalizados en unidades de cuidados intensivos y sometidos a terapia con antibióticos de amplio espectro. Entre las enterobacterias, Klebsiella es el género que más se ha asociado con la producción de ß-lactamasas de espectro extendido (BLEE) y, a su vez, K pneumoniae subespecie pneumoniae ha llegado a ser la especie bacteriana en la cual se ha aislado y descrito el mayor número de estas enzimas, por lo que se considera a este microorganismo como su principal reservorio a nivel hospitalario. Las BLEE han surgido como consecuencia de mutaciones puntuales sucesivas en los genes de ß-lactamasas de reducido espectro, como son las enzimas TEM-1, TEM-2, SHV-1 y OXA, siendo su sustrato específico las penicilinas, las cefalosporinas (excepto cefamicinas) y los monobactámicos, ocasionando un problema terapéutico de notables dimensiones a nivel hospitalario.

Pasos de invasion de esta bacteria

Cuando la bacteria se introduce en los alvéolos pulmonares, las primeras células que, en teoría, se dan cuenta de la invasión de un organismo extraño son las epiteliales. Mediante el cultivo de tejido epitelial bronquial humano, los investigadores han podido comprobar que las cepas más virulentas de klebsiella no entran en contacto prácticamente con las células epiteliales. En cambio, en el caso de cepas no
virulentas ese contacto es plausible y las bacterias entran en las células.
Estos resultados coinciden con lo observado por un grupo de investigadores estadounidenses en el caso de otra bacteria, Streptococcus pyogenes. En realidad, esta comprobación ha echado por tierra la tesis aceptada por la comunidad científica, según la cual las bacterias más virulentas eran las más invasoras y las que se introducían en las células. El problema sobreviene cuando la célula epitelial no reconoce a la bacteria invasora. Es entonces cuando no se produce una entrada de la bacteria en la célula, sino que ésta permanece en los espacios libres, llenos de aire, de los alvéolos pulmonares, al menos en las primeras fases de la infección. Al no ser reconocida la bacteria por la célula epitelial, no se desencadena el mecanismo defensivo ni tan eficientemente ni con la rapidez necesaria. Pero, entonces, la pregunta se hace evidente: si las bacterias virulentas no entran masivamente en las células epiteliales, ¿cómo puede la infección extenderse tan rápidamente (24 horas) alcanzando el resto de órganos del cuerpo a través de la corriente sanguínea? ¿Cómo llegan las bacterias a
los vasos para provocar una bacteriemia?

El paso a través de las uniones celulares


El grupo de investigadores ha podido comprobar, en cultivos de células broncoepiteliales humans, que la bacteria aprovecha las uniones entre células para acceder al endotelio y de ahí pasar a la corriente sanguínea. Utiliza por tanto la misma vía de acceso que las células del sistema defensivo para llegar desde la sangre al tejido infectado. En condiciones normales estas uniones celulares están cerradas, abriéndose cuanto el tejido inflamado deja pasar las
células defensivas. Evidentemente, el modelo surgido del estudio de las uniones celulares y del esclarecimiento de las condiciones que facilitan el paso de bacterias es masivo (condiciones que se cumplen en pacientes hospitalizados con sus sistemas de defensa deprimidos) supondrán una base muy sólida para el posterior desarrollo de fármacos capaces de detener esta fase de la infección, antes de que las bacterias alcancen la corriente sanguínea.

El control de la inflamación y el papel de la cápsula
bacteriana

De otra parte, los investigadores han centrado parte de sus esfuerzos en tratar de controlar el proceso inflamatorio en este tipo de infecciones. La inflamación es positiva en los primeros momentos de la infección por cuanto constituye un aviso para el sistema inmunológico. Sin embargo, una vez conseguida esa primera reacción inmunológica y habiendo fracasado, la inflamación continúa produciendo una daño en el tejido pulmonar y, sobre todo, favoreciendo el paso de bacterias a través de las uniones celulares ahora ensanchadas para dejar pasar
a los neutrófilos desde los vasos sanguíneos al tejido. El problema reside en que las bacterias
mutan rápidamente variando la composición química de los polisacáridos constituyentes de esa pared celular o cápsula, haciendo muy difícil que las vacunas elaboradas para que los anticuerpos puedan reconocerlas sean efectivas.

Pulmon destruido por esta bacteria

Pequeña conclusion

En resumen esta bacteria ataca a los pulmones acupando el espacio de intercambio gaseoso en los alevolos, provocando asi un impedimento al respiarar. Como la bacteria esta alojada entre los alveolos y los capilares pulmonares, entonces tiene contacto con la sangre lo que podria producir un esepticemia ademas de una neumonia intrahospitalaria.

Para admirar a una pequeña pero mortal criatura...


Imagenes de klebsiella Pneumoniae